Panna cotta de melocotón

Hacer una panna cotta no puede ser más fácil, un postre ideal porque no necesita horno pero además vamos a hacerlo vistoso y riquísimo. Con fruta de temporada para aprovechar su mejor momento y que no va a dejar a nadie indiferente.

 

4 vasitos

Dificultad: media

Tiempo: 30 minutos + reposos

 

Ingredientes:

 

Para la compota de melocotón:

3 melocotones rojos

Zumo de 1/2 limón

50 g de azúcar

600 ml de agua

1/2 vaina de vainilla

4 hojas de gelatina

Para la gelatina de arándanos:

125 g de arándanos congelados

25 g de azúcar

30 ml de agua

2 hojas de gelatina

 

Para la panna cotta:

500 ml de nata para montar

150 g de azúcar

1/2 vaina de vainilla

3 hojas de gelatina

 

Para decorar:

Hierbabuena fresca

 

Preparación:

Comenzamos preparando la compota de melocotón, lavamos bien bajo el grifo los melocotones, los partimos por la mitad, les quitamos el hueso y cortamos en gajos. Echamos en un cazo los melocotones en gajos, el azúcar, el zumo de limón, la vaina de vainilla y el agua y ponemos al fuego, cuando rompa a hervir bajamos el fuego y dejamos cocinar 5 minutos. Pasado el tiempo retiramos del fuego, tapamos y dejamos que se atempere.

Una vez templado pelamos los melocotones y los troceamos, ponemos 4 hojas de gelatina en remojo en agua fría 5 minutos. Colamos el jugo de los melocotones y lo echamos en un cazo MARKET y lo ponemos a hervir, retiramos del fuego incorporamos la gelatina escurrida y removemos con unas varillas MARKET hasta que la gelatina se haya disuelto totalmente.

Colocamos los vasitos en un molde de cupcakes para que se mantengan inclinados, echamos unos trozos de melocotón y acabamos de rellenar hasta casi el borde con el jugo con la gelatina. Reservamos en la nevera durante 3 horas. Pasado el tiempo preparamos la gelatina de arándanos, para ello echamos en un cazo MARKET todos los ingredientes excepto la gelatina que habremos puesto en remojo en agua fría. Cuando rompa a hervir trituramos con una batidora de mano e incorporamos la gelatina escurrida. Colamos. Sacamos de la nevera los vasitos, (sin sacarlos del molde de Cupcakes) y los rellenamos con una fina capa de gelatina de arándanos, volvemos a rellenar los vasitos con esta gelatina y nos quedará una capa fina de arándanos, reservamos en la nevera durante 3 horas.

Pasado el tiempo ya si nos vamos a preparar la panna cotta. En el cazo MARKET ponemos la nata, el azúcar y la vaina de vainilla abierta por la mitad, ponemos a fuego medio y dejamos que rompa a hervir mientras removemos para que se disuelva el azúcar, mientras tanto hemos puesto en remojo en agua fría las hojas de gelatina. Cuando rompa a hervir retiramos del fuego, escurrimos la gelatina se la echamos al cazo y removemos hasta que se haya disuelto completamente, colamos y dejamos atemperar un poco antes de echarla en los vasitos.

Sacamos los vasitos de la nevera, ahora ya si los podemos poner rectos y rellenamos con cuidado hasta casi el borde, volvemo a reservar en la nevera y dejamos de un día para otro antes de comerlos.

Os aseguramos que son más fáciles de lo que parecen, aunque para conseguir un postre tan bonito además de rico hay que respetar los tiempos de espera para que cuajen las diferentes elaboraciones.

Decoramos con unas hojas de hierbabuena fresca.

 

Fotografías y receta by MJ.

Dejar un comentario