Pinchitos de pollo caseros

Los pinchitos son una de las tapas más clásicas cuando en este país nos vamos a tapear. Seguro que muchos de vosotros habéis probado en algún bar de tapas los clásicos pinchitos de pollo, y seguro que también los habéis comprado en la carnicería para hacer en casa.

¿Qué te parece si te digo que puedes hacerlos en casa con la carne que más te guste y con un sabor increíble? Pues toma buena nota de la receta.

Ingredientes:

4 personas

Dificultad: fácil

Tiempo: 15 minutos + macerado

2 pechugas o 4 contramuslos de pollo deshuesado (500 g)

75 ml de vino blanco

75 ml de agua

1/2 cucharadita de jenjibre en polvo

1/2 cucharadita de ajo en polvo

Zumo de 1/2 limón

1 cucharadita de canela en polvo

2 cucharadas de cúrcuma en polvo

Unas ramas de azafrán

1 cucharadita de pimienta negra en polvo

1 cucharadita de comino en polvo

1/4 cucharadita de cardamomo en polvo

1 cucharadita de orégano seco

Sal al gusto

Un buen puñado de perejil fresco

Aceite de oliva virgen extra

Para acompañar:

Pan baguette

 

Preparación:

Cortamos el pollo en trozos regulares, en esta ocasión vamos a utilizar pollo, pero podéis cerdo si os gusta más. Reservamos.

En un bol echamos todas las especias, el perejil picado, el vino y el agua, mezclamos bien e incorporamos el pollo, removemos para que todos los trozos se impregnen bien, tapamos y reservamos en la nevera 24 horas.

Ensartamos los trozos de pollo en brochetas metálicas o de madera y dejamos sobre papel de cocina para que escurran el exceso de líquido.

Ponemos una parrilla lisa Infinity a fuego fuerte, echamos un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cortamos la baguette en rebanadas no muy gruesas y las doramos en la misma parrilla, cocinamos los pinchitos por todos los lados.

Servir cada brocheta con un par de rebanadas de pan, váis a ver que esta receta os va a encantar.

Dejar un comentario